La certeza infundada

No necesito mariscos, con tus piernas me basta.

No es necesaria una canción romántica, tu voz es la melodía de la felicidad. 

No hace falta una foto juntos, nuestra vista al espejo es grata y memorable.

Eres un poema de Bukowski. Me encantas y me hieres. Me gustas siempre, pero nunca estás. ¿Y donde estás? ¿ Sólo en mi mente o realmente habitas mi corazón? 

Siempre habrá el espacio para ti… Aunque yo no esté. 

Anuncios
Publicado en Amor y desamor, Ensayos y notas, Poemas | Deja un comentario

El amor, un abrazo y un café. 

Ven aquí a mi lado.

Ven que vamos a conversar.

Vamos a conversar de nuestras vidas. De lo felices que han sido y lo infelices que hemos creído.

Ven para contarte que a veces no se siente pero ahí está.

A veces desaparece y luego nos conecta.

Ven que además te invito un café,  de esos cremosos y humeantes que tanto te gustan.

Otrora los tiempos, también te habría invitado un cigarrillo. Ya no.

Ven que te he traído un abrazo; pero no cualquier abrazo.

Este es mi abrazo. El abrazo que nos conecta. Con tus brazos a mi alrededor, apretándonos para no caer en el abismo que vimos en la víspera.

Es el abrazo solidario y mutuo de los caídos, de los heridos en combate y de la camaradería.

Pero también es nuestro abrazo, para que nuestras mentes no divaguen, para enjuagarnos las lágrimas mientras nos besamos, para asfixiar el vacío que llevamos a cuestas.

Ven aquí a mi lado, ven que la tristeza, aunque siempre nos ronde, se espanta cuando nos miramos a los ojos.

Ven que este abrazo fuerte, apretado y fiel, exprime nuestros pecho y derrama todo el amor que corre por nuestra venas.

Porque el amor siempre alcanza, y si me estás abrazando, el amor basta y es suficiente para mi.

Publicado en Amor y desamor, Poemas | Deja un comentario

La sonrisa lapon. 

Una sonrisa a medio esbozar ya desprende toda tu energía. La magia de esos labios delineados que hacen de cortina perfecta de tu boca. A veces es más sería, a veces adusta.

Ahora es más grande, tu boca parece querer alegrar al mundo entero, dejas que tus dientes iluminen la escena, brillan junto a ti y tu lozanía. 

Pero luego viene lo bueno, tus ojos, tus ojos llegados de laponia, prestados de Kioto o tal vez de Seúl, tus ojos de niña ánime, grandes, brillantes y tristes. No se porqué a veces esa mirada perdida rodeada de tanta felicidad; pero es hermosa y alegra a la vista.

Excepto con ellas, cuando estas con ellas todo brilla, tus ojos son más hermosos, esa bolita que tienes por nariz te adorna más que nunca, te achinas, te ríes,  contienes la carcajada de felicidad. Son tus niñas las que te llevan a otro mundo, ahí como que sí eres tu, toda tu, sin miedo ni preocupaciones.

Igual siempre es agradable tu sonrisa, la belleza toda de tu ser, la que escribe tan bonito, la que posa tan sexy, la que ríe con mis sarcasmos, la que me transmite alegria y esperanza todo el tiempo, la bella, la alegre, la felicidad en ciernes.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Nosotros en la nada del mundo y en el todo de la vida.

Puedo enamorarme de ti un millón de veces y todavía no habré merecido tu belleza.

Puedo perder el sueño durante mil noches y la vigilia no alcanzaría para contemplarte suficiente.

Puedo lanzar mi corazón por el despeñadero rocoso y xerófilo, y el sufrimiento no compensaría a dios el regalo de tu ser.

No es tu cabello trenzado, tu falda al viento, tus ojos negros profundos como el mar.No es la flor en tu cabeza o tus pechos desafiantes, no son tus piernas contorneadas y firmes. Es todo eso y mas, es el no se qué de tu sonrisa. Es tu tono de voz cuando me hablas. Es lo que veo y me imagino. Es mi futuro pintado de besos carmesí y perfume de rosas.

Eres tu y soy yo, nosotros en la nada del mundo y en el todo de la vida.

 

Publicado en Amor y desamor, Poemas | Deja un comentario

Me mata.

No me mata el recuerdo de tus besos.

Me mata el recuerdo de todas las veces que no te besé. 

De todas las palabras de amor que no te dije.

Me mata recuerdo de lo que no vivimos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Como cuando te vi la primera vez.

La proa del barco vence la última ola que le golpea suavemente y lo balancea. Me distrae y quito la mirada del cielo. Arriba, estás en cada estrella que brilla. Algunas noches, como la de hoy, me parece que todas quieren decirme algo, como si me dictaran un código secreto con cada titilar, tal vez son las palabras exactas para que caigas rendida en mis brazos. O simplemente el rumbo que debo tomar para llegar a tu corazón. 

La brisa golpea mi cabello que ya casi tocas mis hombros, lo enreda y mete en mis ojos desordenadamente. No me deja seguir leyendo las estrellas y ya estaba a punto de pintar tu rostro uniendo puntos con estrellas y planetas. Intento atarlo en un cola de caballo, pero pierdo la liga cuando esta toca mi cigarrillo, que también brilla con cada andanada de la fría brisa marina que se arremolina a mi alrededor.

El rumbo que seguimos es el mismo que el de hace varias lunas, ninguno. He revisado el mapa una y otra vez y se como llegar a tu puerto, ¿pero y mi barco? Este barco ha sido mi más grande proyecto hasta ahora, navega a sus anchas, ha sobrevivido a motines e incendios, aquí está, es el significado de mi vida los últimos 2 lustros. No se como bajarme de él, no puedo dejarlo atado en el muelle y ya, fue diseñado para navegar y parte de mi vida esta en él; pero quiero estar contigo y debe ser antes que sea muy tarde, si no es que ya lo es. 

Una ola un poco mas grande nos golpea de lado y pierdo el equilibrio, me sorprende cavilando sobre mi, mi dicotomía, mi dialéctica existencial, en mi sigo o me quedo, me bajo o me encierro en el barco, lo que quiero y lo que debo.

Ahora sale la luna, apenas asoma el primer arco brillante sobre el horizonte marino y ya se pintó de plateado el mar. Su luz me abruma, puedo ver todas olas y ondulaciones del océano que me rodea. El mar se hace mas infinito con su luz, se llena de chispas, mi barco se ve más pequeño y ahora te veo claramente en un conjunto de estrellas a estribor. No has cambiado casi en todos estos años, sigues igual de hermosa, como cuando te vi la primera vez.

Regreso la mirada a las estrellas, tengo que descifrar lo que me tienen que decir, ahí está la clave, ahí está la vía hacia ti, ahí estoy yo, contigo y feliz.

Publicado en Poemas | Deja un comentario

El inconforme. 

El pasado que nunca existió. 

El presente que incomoda.

Ese futuro que no termina de llegar.

Y todo es mi culpa. 

Publicado en Poemas | Deja un comentario