El amor, un abrazo y un café. 


Ven aquí a mi lado.

Ven que vamos a conversar.

Vamos a conversar de nuestras vidas. De lo felices que han sido y lo infelices que hemos creído.

Ven para contarte que a veces no se siente pero ahí está.

A veces desaparece y luego nos conecta.

Ven que además te invito un café,  de esos cremosos y humeantes que tanto te gustan.

Otrora los tiempos, también te habría invitado un cigarrillo. Ya no.

Ven que te he traído un abrazo; pero no cualquier abrazo.

Este es mi abrazo. El abrazo que nos conecta. Con tus brazos a mi alrededor, apretándonos para no caer en el abismo que vimos en la víspera.

Es el abrazo solidario y mutuo de los caídos, de los heridos en combate y de la camaradería.

Pero también es nuestro abrazo, para que nuestras mentes no divaguen, para enjuagarnos las lágrimas mientras nos besamos, para asfixiar el vacío que llevamos a cuestas.

Ven aquí a mi lado, ven que la tristeza, aunque siempre nos ronde, se espanta cuando nos miramos a los ojos.

Ven que este abrazo fuerte, apretado y fiel, exprime nuestros pecho y derrama todo el amor que corre por nuestra venas.

Porque el amor siempre alcanza, y si me estás abrazando, el amor basta y es suficiente para mi.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor y desamor, Poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s