La sonrisa lapon. 


Una sonrisa a medio esbozar ya desprende toda tu energía. La magia de esos labios delineados que hacen de cortina perfecta de tu boca. A veces es más sería, a veces adusta.

Ahora es más grande, tu boca parece querer alegrar al mundo entero, dejas que tus dientes iluminen la escena, brillan junto a ti y tu lozanía. 

Pero luego viene lo bueno, tus ojos, tus ojos llegados de laponia, prestados de Kioto o tal vez de Seúl, tus ojos de niña ánime, grandes, brillantes y tristes. No se porqué a veces esa mirada perdida rodeada de tanta felicidad; pero es hermosa y alegra a la vista.

Excepto con ellas, cuando estas con ellas todo brilla, tus ojos son más hermosos, esa bolita que tienes por nariz te adorna más que nunca, te achinas, te ríes,  contienes la carcajada de felicidad. Son tus niñas las que te llevan a otro mundo, ahí como que sí eres tu, toda tu, sin miedo ni preocupaciones.

Igual siempre es agradable tu sonrisa, la belleza toda de tu ser, la que escribe tan bonito, la que posa tan sexy, la que ríe con mis sarcasmos, la que me transmite alegria y esperanza todo el tiempo, la bella, la alegre, la felicidad en ciernes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s