Caída libre


Inspiro una gran cantidad de aire, tanto que siento como mis pulmones se llenan casi al máximo y se me escapa un suspiro. Descubro que tenía un rato con apnea intermitente, así que inspirar profundamente se siente como un alivio.
Inconsientemente dejé de respirar con regularidad mientras veía tus fotos… pareces feliz. Al menos eso creo.
Reviso ofuscado mis bolsillos, no consigo mis cigarros, necesito uno que me ayude a lidiar con esta tristeza.
Al fin enciendo uno y al aspirarlo siento que todo va a estar bien, pero veo otra foto con un paisaje urbano de fondo y zas! Nada va a estar bien, sin ti no puede estar bien. Es el capricho pueril del amor huerfano que te da esa sensación de que vas permanentemente en caída libre, de espaldas al suelo y sin paracaidas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s