Algo bueno


Que bueno es pensar en ti
cuando me hablabas de tu corazón roto
cuando buscaste mi boca para curarte.
Que bueno recordar tus manos
tus dedos entre los míos
la gente alrededor
el frío arropándonos.
Que bueno respirar y sentir que no necesitas el aire
que bueno caminar y no sentir el suelo bajo mis pies.
Que bueno ese café, atestado de gente
y nosotros como solos en una pequeña mesa
dos cigarrillos entrelazan su humo
como también nuestras tazas
y de nuevo tu boca y la mía
tus manos y las mías
y la gente.
y el brillante sol de un templado atardecer.
Y de nuevo nosotros, felices
que bueno, de verdad, fue bueno.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor y desamor, Poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s